Pasar al consentimiento de las cookies

De: Salud mental y bienestar – Paso a Paso 113

Ideas prácticas para desarrollar la resiliencia y mejorar el bienestar

Conocimos a Sukanta, de 44 años, cuando estábamos haciendo una encuesta de evaluación de necesidades psicosociales en Laxminagar Basti, un barrio de ingresos bajos en el oeste de India. Sukanta vivía en un pequeño cuarto de concreto con su marido e hijo menor y estaba contemplando acabar con su vida.

Unos miembros del personal local hablaron con ella. Le contaron sobre el programa Seher y obtuvieron su consentimiento para trabajar juntos. Obtener el consentimiento de cada cliente a cada paso es crucial y, para Sukanta, fue una demostración de que respetábamos sus elecciones y que ella era quien determinaba cuáles eran sus necesidades.

El equipo pasó tiempo con Sukanta, escuchándola y discutiendo sus preocupaciones en cada área de la vida. Vieron que estaba malnutrida, no podía dormir, sentía mareos, tenía ansiedad y estaba al borde de las lágrimas y, además, tenía dhad dhad, es decir, palpitaciones. Sukanta contó que diez años atrás le habían diagnosticado VIH y que su marido e hijo también vivían con VIH.

A pesar de estar rodeada de gente, Sukanta recibía muy poco apoyo de su familia y de su círculo social. Su marido era abusivo, estaba distanciada de uno de sus hijos y haciendo duelo por la pérdida de dos hijas. Se sentía aislada y rechazada y tenía baja autoestima.

Nutrición

Determinamos que su estado nutricional era un gran obstáculo para la recuperación física y psicosocial de Sukanta. La animamos a comer alimentos saludables y le hablamos sobre los beneficios de llevar una dieta equilibrada. La pusimos en contacto con el anganwadi local (el centro de cuidado infantil gubernamental) y coordinamos para que una organización socia le enviara comida. Sin embargo, Sukanta seguía estando débil y los conflictos familiares le quitaban el deseo de cocinar.

Entonces, le encargamos a un voluntario de salud mental de la comunidad que ayudara a preparar alimentos para la familia. Estos voluntarios son personas que ayudan a miembros vulnerables de la comunidad a socializar y sentirse más incluidos. El voluntario visitó a Sukanta con regularidad, le hizo compañía, le ofreció apoyo emocional y la motivó a que cuidara de sí misma.

Relaciones

Un factor importante era abordar la violencia que tanto Sukanta como su hijo estaban viviendo. Su marido estaba molesto por su diagnóstico de VIH y empezó a beber para afrontar la situación. El resentimiento que había entre los miembros de la familia les impedía cuidar de sí mismos y el uno del otro. Sukanta parecía insensible a la violencia y se rehusaba a iniciar acciones legales.

Como parte de nuestro compromiso ético de respetar su elección, decidimos adoptar una combinación de terapia en el hogar, arteterapia y actividades de autocuidado para que mejorara su autoestima y fortaleciera su capacidad de manifestarse contra la violencia. Juntos, cantamos canciones espirituales y tradicionales para fomentar los sentimientos de paz y la conexión con el mundo que la rodea.

Atención médica

Acompañamos a Sukanta a centros de tratamiento de la tuberculosis y el VIH. Sukanta fue internada varias veces para recibir atención médica especializada, y en cada una de estas oportunidades animamos encarecidamente a la familia de Sukanta a que ayudara. Finalmente, comenzaron a ir con ella al hospital.

A través de este contacto regular, los miembros de la familia pudieron desarrollar habilidades de cuidado, lo que les recordó que tienen la responsabilidad de cuidar de Sukanta. También ayudó el hecho de que los vecinos presionaran a la familia de Sukanta para que se ocuparan de ella debidamente, lo que, además, creó un vínculo social más fuerte.

Últimos años

Con su mejoría, Sukanta empezó a cuidar de sí misma y de su hijo. Tras la muerte de su marido, la ayudamos a obtener una pensión del Gobierno y a independizarse económicamente. Para ese entonces, sus suegros la estaban ayudando y el hijo con el que estaba distanciada había regresado. El voluntario que la había estado apoyando siguió haciéndolo en calidad de amigo.

De esta forma, el círculo de cuidado de Sukanta cambió, se amplió y se volvió más protector. A medida que su sistema de apoyo fue creciendo, nosotros empezamos a reducir nuestra ayuda. Sukanta falleció en junio de 2020, tras varios años de llevar una vida más plena.

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora

Preferencias de cookies

Su privacidad y tranquilidad son importantes para nosotros. Asumimos el compromiso de proteger la seguridad de sus datos. Solo recopilamos sus datos para fines específicos y una vez que ese fin se ha alcanzado, ya no seguiremos almacenando sus datos.

Para más información, incluyendo una lista completa de las cookies que utilizamos, vea nuestra Política de Privacidad.

  • Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden desactivarse en nuestros sistemas.

  • Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima.

  • Permiten una experiencia más personalizada. Por ejemplo, pueden recordar la región en la que está, además de su configuración de accesibilidad.

  • Estas cookies nos ayudan a personalizar nuestra publicidad en respuesta a sus preferencias y nos permiten medir la efectividad de nuestras campañas.