De: Salud mental y bienestar – Paso a Paso 113

Ideas prácticas para desarrollar la resiliencia y mejorar el bienestar

Los problemas de salud mental varían desde una leve angustia a una enfermedad grave e incapacitante. Con el tiempo, y el apoyo y tratamiento adecuados, muchas personas se recuperan plenamente. Otras, en cambio, necesitan ayuda a largo plazo para vivir con su enfermedad.

Las terapias psicológicas (terapias habladas) suelen ayudar. Mediante la conversación, los terapeutas ayudan a las personas a entender cómo sus pensamientos pueden provocar emociones y comportamientos negativos. También sugieren estrategias para el autocuidado, entre ellas, evitar consumir alcohol, ingerir alimentos saludables y practicar técnicas de relajación.

Los medicamentos, como los antidepresivos y estabilizadores del estado de ánimo recetados por médicos psiquiatras, también pueden ser beneficiosos en algunos casos.

Ansiedad

La ansiedad ocurre cuando las preocupaciones o el miedo nos abruman y no los podemos controlar. Entre sus síntomas, se incluyen desasosiego, dificultad para dormir o concentrarse, tener náuseas y dificultad para respirar, mareos y aceleración del pulso.

Entre los trastornos de ansiedad, cabe mencionar los siguientes:

Depresión

La depresión ocurre cuando los sentimientos de tristeza persisten durante semanas o meses. Cuando una persona tiene depresión, se le hace difícil sentirse mejor, aunque haga cosas que por lo general mejoran su estado de ánimo.

Otros síntomas pueden ser, mostrar desinterés en las actividades cotidianas, irritabilidad, impotencia, cansancio, dificultad para dormir, pérdida de apetito, y dolores y achaques. Si la depresión es grave, la persona que la sufre puede querer autolesionarse o experimentar pensamientos suicidas.

Hay muchas formas distintas de depresión, a saber:

Esquizofrenia

Se trata de una enfermedad crónica grave que dificulta poder distinguir los pensamientos e ideas de la realidad.

Entre los síntomas, se incluyen alucinaciones (oír o ver cosas que no existen fuera de la mente de la persona), pensamientos confusos, pérdida de interés en las actividades cotidianas, deseo de evitar a la gente y descuido de la higiene personal.


Ataque de pánico

Se trata de un episodio repentino de miedo intenso que desencadena una reacción física severa, como pulso acelerado, sensación de desmayo, náusea, dolor en el pecho y falta de aire. 

Los ataques de pánico pueden ser aterradores, pues la persona puede creer que está perdiendo el control, teniendo un ataque al corazón o, incluso, muriendo.

Cómo prestar ayuda

Si alguien está sufriendo un ataque de pánico, mantenga la calma. Tranquilice a la persona diciéndole que usted está a su lado, que ya pronto pasará y que se encuentra a salvo.

Pregúntele si desea ir a otro lugar y recuérdele que respire.

Una vez concluido el episodio, es posible que la persona no quiera hablar de lo ocurrido. Déjese guiar por la persona y responda con empatía y compasión.

Los ataques de pánico no son peligrosos y suelen durar unos 20 minutos. No obstante, es posible que la persona necesite atención de urgencia en los siguientes casos:


Para más información sobre las enfermedades mentales, visite www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/mental-disorders

Contenido con etiquetas similares

Comparta este recurso

Si este recurso le ha parecido útil, compártalo con otras personas para que ellas también puedan beneficiarse

Suscríbase ahora para recibir la revista Paso a Paso

En Zimbabue, donde es difícil acceder a atención psiquiátrica, un grupo de mujeres capacitadas en terapias habladas por la organización The Friendship Bench ha ayudado a miles de personas a sentirse mejor. Foto: Justin Sutcliffe/The Friendship Bench

Una revista en formato digital e impreso para las personas que trabajan en el desarrollo comunitario. La revista cubre una amplia gama de temas y se publica tres veces al año.

Suscríbase ahora