Los desastres constituyen una de las causas más importantes de la pobreza, y la pobreza es uno de los factores determinantes que provocan el impacto devastador que puede tener un desastre. La mayoría de las comunidades en situación de pobreza del mundo son vulnerables a los desastres de uno u otro tipo.

En el mundo, las crisis y las emergencias están aumentando en cuanto a su complejidad, frecuencia y duración. A las organizaciones locales y los organismos de ayuda humanitaria se les está haciendo difícil enfrentar las necesidades humanitarias, especialmente cuando se trata de un conflicto prolongado y existe inseguridad económica. Nosotros no consideramos que los desastres «naturales» o crisis complejas sean únicamente un problema «humanitario» que pueda separarse del trabajo de desarrollo. Siempre que sea posible, las causas subyacentes de los desastres y las crisis deben abordarse al mismo tiempo que se proporciona asistencia dirigida a salvar vidas.

Nuestro enfoque sitúa los esfuerzos de fortalecimiento de la resiliencia y de reducción del riesgo en el centro de nuestro trabajo de ayuda humanitaria y de desarrollo.Si surge una emergencia, procuramos «reconstruir mejor» durante el período de recuperación no solo mediante la respuesta a las pérdidas humanas y materiales, sino también por medio del restablecimiento de las relaciones, apoyo en la recuperación de trauma psicológico y  fomento del bienestar a largo plazo.

Reducción del riesgo de desastres

Impedir o reducir la mayoría de los peligros naturales —es decir, eventos extremos que ocurren de forma natural y que pueden afectar a los seres humanos y causar daños al medio ambiente— está fuera de nuestro control. Sin embargo, un peligro natural en sí mismo no necesariamente se convierte en un desastre. Para que un peligro tenga un impacto en la población, debe existir cierto grado de vulnerabilidad a él. El enfoque de reducción del riesgo de desastres se basa en la premisa de que podemos mitigar el impacto de los desastres por medio de la reducción de dicha vulnerabilidad. Por ejemplo, construir edificios resistentes a los terremotos puede evitar que un peligro (un terremoto) se convierta en un desastre (es decir, destrucción de viviendas y muertes).

La reducción del riesgo de desastres es un aspecto clave del fortalecimiento de la resiliencia, y debería integrarse como elemento esencial del trabajo dirigido a mitigar el cambio climático, la degradación del medio ambiente y el conflicto, ya que estos suelen ser factores determinantes clave de la vulnerabilidad de las personas a los desastres

El ciclo de desastres

El ciclo de desastres

El ciclo de desastres

Si analizamos lo que ocurre cuando las personas sufren shock y estrés podemos entender la resiliencia. Las comunidades se adaptan a diario al shock y estrés de la vida sin entrar en una crisis. Pero ¿qué ocurre cuando sí entran en una crisis? El ciclo de desastres ilustra la manera en que las personas reaccionan y se adaptan cuando surge una crisis. Sus comportamientos pueden clasificarse en una de las siguientes tres categorías: manejo de estrés, manejo de crisis y gestión del riesgo.

Preparación para desastres y crisis

Cuando una comunidad está preparada, se salvan vidas, se protegen los medios de vida y las propiedades, y la población se siente menos vulnerable. La coordinación de las actividades de preparación con las actividades de reducción del riesgo también ayuda a reducir el impacto de un desastre potencial.

Esta es la razón por la cual Tearfund trabaja tanto con organizaciones locales como con iglesias en comunidades en riesgo, e invierte en el desarrollo de sus capacidades. El objetivo de este enfoque es ayudarlas a comprender los riesgos que enfrentan y a elaborar planes para responder a las crisis o los desastres que se prevean. La preparación involucra actividades de previsión dirigidas a mejorar la habilidad de las personas para prever los efectos de un peligro (como una tormenta) o una crisis (como un conflicto tribal), y para prepararse, responder y recuperarse.

Explore nuestros recursos sobre cómo preparase para los desastres

Respuesta a los desastres y las crisis

Tearfund y sus organizaciones socias responden a desastres de todo tipo de magnitud: desde desastres de pequeña escala que pueden destruir unas pocas casas o comunidades , como inundaciones y desprendimientos de tierras localizados, hasta crisis prolongadas de gran escala que afectan a millones de personas, como la crisis causada por el conflicto en Yemen.

Tearfund trabaja con integridad y transparencia conforme a normas internacionales.

El diseño y la implementación de la respuesta a una emergencia deben realizarse, en la medida de lo posible, deben ser dirigidas a nivel local. Colaboramos con otras organizaciones en el marco de redes y alianzas porque creemos que el trabajo conjunto nos ayuda a ser más eficaces y eficientes en nuestras respuestas. 

Evaluación de las necesidades 

Identificar y seleccionar como objetivo a las personas más vulnerables, sin importar sus orígenes étnicos ni sus religiones, es esencial. Por esta razón, nos aseguramos de que nuestros recursos de evaluación de las necesidades sean inclusivos respecto a los grupos marginados. Las evaluaciones ayudan a identificar las opciones más adecuadas para responder a una emergencia, y el valor agregado que Tearfund puede aportar a una respuesta de emergencia. La información que reúnen nuestras organizaciones socias es, en algunos casos, la única fuente de datos sobre las necesidades de la comunidad dada, ya sea a través de la iglesia local o por medio de una evaluación de las necesidades coordinada de la ONU. El intercambio de información y la gestión de conocimientos garantiza que el apoyo se dirija a las personas adecuadas de forma oportuna.

Respuesta Local

Creemos en el papel que los líderes de fe y las organizaciones religiosas deben desempeñar en las respuestas a emergencias. Colaboramos con otras entidades para promover el trabajo de las organizaciones locales y nacionales.

Las comunidades mismas son quienes mejor entienden cuáles son las necesidades de sus miembros. Esta es la razón por la que siempre fortalecemos a las organizaciones e iglesias locales, y apoyamos las respuestas a los desastres dirigidas a nivel local.

Tearfund forma parte de Charter4Change, una iniciativa global que fomenta las respuestas humanitarias dirigidas a escala local. Nuestro deseo es que se asignen más fondos a las organizaciones locales y nacionales, y que se amplifiquen las voces locales con el objeto de que tengan mayor presencia e influencia. Tearfund también es miembro de la red Start Network, que propicia la toma de decisiones en el ámbito local, fomenta la innovación y desarrolla las capacidades locales.

Tearfund cuenta con dos enfoques distintos dirigidos a empoderar a las iglesias locales y organizaciones socias para que desarrollen sus capacidades y conocimientos con el fin de responder a las crisis locales: 

 

Recuperación posterior a desastres y crisis

En los proyectos de respuesta a emergencias, es sumamente importante asegurar que el proceso de «recuperación» se realice adecuadamente. Para la mayoría de los proyectos, este es el momento en que concluyen las actividades.En el caso de crisis prolongadas, esta etapa se hace más difícil si las circunstancias que hacen que una población tenga necesidades humanitarias no han cambiado.

No existe una división clara entre el momento en que termina la situación humanitaria y el momento en que comienza el trabajo de desarrollo. Más bien, suele haber ocasiones en las que las actividades de construcción de paz, de respuesta humanitaria y de desarrollo se realizan todas al mismo tiempo. 

Reconstruir mejor

Reconstruir mejor es un concepto generalmente asociado con la necesidad de asegurar que se cumplan las normas de construcción contra terremotos, o que una escuela se reconstruya con mejor acceso a los retretes. No obstante, para Tearfund, «reconstruir mejor» abarca mucho más. Nos preguntamos: «¿Cómo podemos llegar mejor a las personas más marginadas y excluidas?», o «¿Cómo nos aseguramos de que las prácticas relacionadas con la protección y el género sean integradas y cumplidas en la comunidad?». Al plantearnos estas preguntas, nos aseguramos de que, en caso de desatarse otra crisis u otro desastre, hemos centrado la mayor parte de nuestros esfuerzos en los sectores que podrían resultar más afectados, con el fin de procurar que los traumas que estos han sufrido o su condición de marginación no empeoren aún más. 

Los desastres y la iglesia

Cuando ocurre un desastre, la iglesia suele ser el primer lugar al que las personas acuden para recibir apoyo emocional y físico. Por lo tanto, es crucial ayudar a estas entidades y sus comunidades a prevenir los desastres, reducir su impacto cuando ocurren y reconstruir los medios de vida y las comunidades tras el evento.

Cuando las iglesias locales y sus comunidades trabajan en conjunto con las ONG especializadas y los organismos de ayuda humanitaria, se consiguen mejores resultados en la gestión de desastres. Nuestros recursos analizan las ventajas y desventajas de la participación de la iglesia en la gestión de desastres, así como las posibles funciones complementarias que ésta puede desempeñar junto a los organismos especializados.

Descubra nuestros recursos sobre iglesia y desastres 

Lea más sobre iglesia y resiliencia

Incidencia y desastres

La incidencia estratégica dirigida a los responsables de la toma de decisiones a nivel local, nacional e internacional es crucial para responder al riesgo de desastres. Puede aumentar el financiamiento, lograr el liderazgo local en la formulación de políticas y conseguir que los responsables de las políticas adopten un enfoque integral para la reducción del riesgo de desastres, la prevención de conflictos, la adaptación al cambio climático y el desarrollo.

Las investigaciones demuestran que invertir en reducción del riesgo de desastres con antelación a ellos salva vidas, reduce las pérdidas y es mucho más rentable que financiar la respuesta tras los desastres.

En Tearfund, nuestro trabajo en el área de la incidencia también abarca esfuerzos para lograr que se reconozca el papel de los líderes de fe en la preparación para desastres y la respuesta a ellos.

Explore nuestros recursos sobre incidencia y desastres 

Desastres y conflictos

Las respuestas humanitarias suelen darse en un contexto de conflicto. En muchos casos, el conflicto en sí mismo es la causa de la crisis humanitaria. Las repercusiones de otros desastres, tales como los desastres naturales, también pueden generar un conflicto, ya que las poblaciones afectadas compiten por el acceso a los recursos que necesitan para recuperarse. En combinación, los conflictos y los desastres naturales pueden aumentar las necesidades creadas por el otro. 

Nuestro enfoque hacia los desastres en contextos de conflictos consiste en:

Sensibilidad al conflicto

En todo tipo de respuestas a crisis o desastres en cualquier contexto de conflicto, el proyecto debe cumplir el principio de «no causar daños». La sensibilidad al conflicto implica entender el contexto de conflicto en el que operamos y asegurarnos de minimizar los efectos negativos en el conflicto y maximizar los efectos positivos. 

Consulte nuestras herramientas y guías sobre conflicto

Lea más sobre nuestro trabajo y compromiso en materia de promoción de la paz y la reconciliación

La importancia de aprender 

El aprendizaje, la reflexión y la adaptación son elementos fundamentales de nuestras respuestas y proceso de recuperación.

Estamos comprometidos a mejorar el diseño y la implementación de todos los proyectos de respuesta a desastres, y a brindar oportunidades y recursos a los individuos para desarrollar las habilidades y adquirir los conocimientos que necesitan para asistir de forma eficaz a los demás

Alrededor del mundo, Tearfund y sus organizaciones socias operan en contextos muy diferentes. En nuestra experiencia, si bien todos los desastres son diferentes, siempre es importante aprovechar las lecciones que aprendemos durante nuestras respuestas.

Sabemos que para responder de forma eficaz a una situación de emergencia es necesario contar con personas con habilidades, conocimientos y la actitud y la disposición necesarias para dar prioridad a las personas. Estamos comprometidos con nuestras organizaciones socias, tanto a mejorar su desempeño por medio de la capacitación y el desarrollo de habilidades como a examinar los proyectos para asegurar que puedan aprenderse lecciones o identificarse innovaciones.

¿Le interesa mejorar sus habilidades y conocimientos sobre respuestas a desastres?

Le recomendamos TANDEM, nuestro curso en línea gratuito.

TANDEM

Medición

Para apoyar la medición de proyectos de respuesta a desastres, nos basamos en las características de una comunidad resiliente a los desastres, tanto a nivel de pueblo como de comunidad, que incluyen indicadores sobre cómo debería ser una comunidad preparada y movilizada. En el caso de proyectos de respuesta internacional a gran escala, utilizamos la orientación de ALNAP.

Evaluación

Los informes sobre evaluaciones externas de proyectos de gestión de desastres implementados por los equipos operativos de Tearfund y sus organizaciones socias constituyen una fuente valiosa de aprendizaje y de buenas prácticas.

Como parte de nuestro compromiso con la apertura y la transparencia, publicamos las evaluaciones de los proyectos financiados, apoyados e implementados por Tearfund y nuestras organizaciones socias.