Cómo ayudar a una comunidad a mejorar la higiene y el saneamiento

Le preguntamos a la facilitadora de la comunidad Pratikchya Khadka de Share and Care Nepal sobre su trabajo en saneamiento e higiene. Esperamos que la experiencia de esta facilitadora de la comunidad de ayudar respetuosamente a las personas a cambiar sus comportamientos les sirva de inspiración.

Es importante que los facilitadores de la comunidad dediquen tiempo para conocer a las personas. Pratikchya Khadka (derecha) habla con miembros de la comunidad sobre saneamiento e higiene y cambios en la aldea. Foto: Ralph Hodgson/Toilet Twinning
Es importante que los facilitadores de la comunidad dediquen tiempo para conocer a las personas. Pratikchya Khadka (derecha) habla con miembros de la comunidad sobre saneamiento e higiene y cambios en la aldea. Foto: Ralph Hodgson/Toilet Twinning

¿Cuáles son los mensajes o las lecciones principales que compartes en tu capacitación?

¡Comparto muchas cosas! Me concentro en la importancia de la construcción y el uso adecuado de los retretes, de lavarse las manos, de no tomar agua de fuentes de agua al aire libre, de ducharse, de cortarse las uñas y el pelo, del uso de toallas femeninas seguras y limpias durante la menstruación y de mantener las casas limpias por dentro y por fuera. Mi prioridad es animar a las personas a adquirir la costumbre de mantener la higiene personal y de acudir al centro de salud más cercano en lugar de depender de curanderos no capacitados.

Elijo actividades apropiadas, tales como cantos, bailes, juegos y tareas, dependiendo del tipo de participante, el lugar y el ambiente. También realizamos demostraciones prácticas de cómo limpiar y de cómo lavarse las manos.

Cuando llevas a cabo sesiones de capacitación, ¿cómo ayudas a las personas a sentirse cómodas al hablar sobre saneamiento e higiene?

Me quedo con las personas en la comunidad. Paso tiempo con ellas, hablando y escuchándolas. Con frecuencia, hago visitas domiciliarias. Estos lazos ayudan a las personas a sincerarse cuando facilito sesiones de capacitación. Siempre tengo en cuenta la importancia de los sentimientos de las personas. En especial, durante las sesiones de capacitación, no utilizo muchas referencias y datos. Trato de hacer que ellas mismas vean cuál es su situación de salud e higiene de una manera simple y utilizando el idioma local. También trato de averiguar si las personas están o no de acuerdo con lo que estoy diciendo. Si veo que el debate le está resultando difícil a una persona, trato de hablar con él o ella de manera individual.

¿Cómo te ganas la confianza de las personas?

Les presento distintas historias reales (estudios de caso) de otras comunidades y otras personas. En algunos casos, comparto mi propia experiencia personal como mujer, especialmente para el bien de las adolescentes y mujeres. Trato de ser una de ellas. Cuando estoy capacitando, siempre llevo conmigo recursos relacionados, de modo que las personas puedan ver que lo que comparto está respaldado por evidencias.

¿Cómo identificas a las primeras personas que van a construir retretes y cómo trabajas con ellas para motivar a toda la comunidad?

No nos toma mucho tiempo reconocer quién va a construir retretes. Se hace evidente por su afán, curiosidad y por el modo en que se han tomado en serio la idea de tener disponibles mejores servicios de saneamiento. Nosotros motivamos a los miembros del grupo a apoyarse unos a otros en la construcción de retretes. También participamos en la construcción haciendo todo lo que podamos, ya sea excavando o cargando cosas. Nos aseguramos de recordar los esfuerzos de esas personas en forma de historia real o de estudio de caso que podamos compartir con otros grupos.

Generalmente, las personas cambian sus comportamientos cuando aprenden con las evidencias y cuando son testigos del impacto. En la etapa inicial, deben estar convencidas de los beneficios. Influenciar a los ancianos y a las personas respetadas es muy eficaz porque las demás personas seguirán sus palabras y ejemplos. No obstante, nuestra prioridad debe ser lograr que las personas entiendan que deben y pueden tomar la iniciativa de cambiar sus comportamientos.

¿Por qué las personas no utilizan jabón para lavarse las manos?

De acuerdo a lo que he observado y a mi experiencia, la mayoría de las personas sabe que debe utilizar jabón. Sin embargo, no es una prioridad para ellas ni es algo que les preocupe. Por ejemplo, pocas personas tienen la costumbre de lavarse las manos antes de comer. La mayoría de las personas piensa que el esfuerzo adicional de pararse, ir al grifo, tocar agua fría, etc., es una molestia o algo innecesario. Piensan que no pasa nada si por una vez no utilizan jabón, por lo que prefieren lavarse las manos sólo con agua. La actitud de estas personas es que vale la pena preocuparse por “enfermedades importantes” como el cáncer y la hepatitis, pero que otras enfermedades son algo sin importancia. No tienen la cultura de lavarse las manos. Además, parece ser que quienes menos se molestan por lavarse las manos son los padres, y las instituciones educativas no tienen grifos, por lo que los niños crecen sin esta costumbre.

¿Cómo animas a las personas a seguir lavándose las manos con jabón, incluso mucho tiempo después de la capacitación?

Visito frecuentemente la comunidad con miembros del equipo. Hacemos un seguimiento y realizamos más capacitación, si es necesario. Les preguntamos a las personas si se han estado lavando o no las manos con jabón y averiguamos qué cambio están experimentando. A veces, entregamos jabones como regalo o premio y les pedimos que los usen de manera permanente.

¿Qué consejos o recomendaciones tienes para otras personas que realizan un trabajo similar al tuyo?

Nunca es fácil trabajar en una comunidad basada en las tradiciones y tratar de convencerla de hacer algo de una manera que nunca ha probado antes. Sin embargo, alguien tiene que empezar para lograr una transformación y hacer del mundo un mejor lugar donde vivir. Me gustaría compartir lo siguiente de mi experiencia con personas que realizan un trabajo similar:

  • Respeten el trabajo que ustedes tienen y reconozcan la importancia que tiene esta labor para mejorar las vidas de las personas, aunque sólo se trate de decirles que se corten las uñas y se laven las manos. 
  • Comprendan a la comunidad y sus dinámicas —los tipos de personas, la situación, lo que les interesa a las personas— para que puedan desarrollar maneras eficaces de llegar a las personas. 
  • Concéntrense en llevar a cabo un ciclo para hacer surgir cambios en las personas: ofrezcan conocimientos, concienticen, cambien actitudes, transfieran habilidades y desarrollen las capacidades. 
  • Sean un modelo a seguir en su propia higiene personal y saneamiento. 
  • No esperen que las personas sigan sus consejos de inmediato ni que las cosas cambien rápidamente. Los fracasos son los pilares del éxito; por tanto, den seguimiento de manera regular. 
  • Permanezcan al día con respecto a las enfermedades, los nuevos métodos sanitarios y las mejores prácticas.
  • Lo más importante es que siempre sean apasionados, curiosos, libres de prejuicios y entusiastas.

Expresamos nuestro agradecimiento a Surendra Gurung y Ramesh Khadka de Share and Care Nepal por entrevistar a Pratikchya y por redactar sus respuestas en nombre de la Editora.

Share and Care Nepal trabaja para mejorar el saneamiento y la higiene por medio de educación no académica, teatro callejero, fortaleciendo las capacidades de los grupos, como por ejemplo, a las mujeres voluntarias de salud comunitaria y grupos de niños, y creando competencias de discursos, cantos y poesía sobre temas relacionados con el saneamiento y la higiene.

Sitio web: www.share-care.org

Es importante lavar toda la superficie de las manos con jabón. Rita, una facilitadora de la comunidad (centro) supervisa una demostración de cómo lavarse las manos con jabón en una aldea en UC Jaar, Pakistán. Foto: Richard Hanson/Tearfund
Es importante lavar toda la superficie de las manos con jabón. Rita, una facilitadora de la comunidad (centro) supervisa una demostración de cómo lavarse las manos con jabón en una aldea en UC Jaar, Pakistán. Foto: Richard Hanson/Tearfund

¿Qué haces cuando a las personas no les gusta algo que dices en tu capacitación?

Les doy tiempo, trato de conocer personalmente sus puntos de vista e intento persuadirlas. Por ejemplo, en una ocasión, facilité un grupo de acción de mujeres para ayudarles a crear su zona libre de defecación al aire libre del Comité de Desarrollo Aldeano. Les hablé sobre el uso apropiado del retrete y cómo construirlo.

Pratikchya: ¿Cuántas de nosotras tenemos un retrete en nuestro hogar?

(Las miembros hablan unas con otras. Unas cuantas no tienen retretes).

Pratikchya: ¿Por qué no han construido un retrete todavía? El gobierno tiene una campaña de declarar zonas libres de defecación al aire libre. ¿Han oído sobre esto?

Mujer: Sí, lo sabemos. ¿Cómo podemos construir sin tener recursos? Todos vienen a compartir conocimientos, pero no proporcionan materiales.

Pratikchya: Es cierto, pero quizás estás hablando sobre un retrete más moderno. Es conveniente tener uno de esos. Sin embargo, podemos construir retretes utilizando materiales locales. Los miembros de la comunidad de su Comité de Desarrollo Aldeano vecino han construido letrinas de pozo. Eso los ha habituado a usar un retrete y los incentivó a empezar a ahorrar, por lo que ahora la mayoría de ellos tienen retretes más modernos.

Podemos excavar hoyos y utilizar arbustos, plástico, madera u otros materiales locales para construir retretes que durarán algunos meses. Si dejamos que los desperdicios se descompongan, también se pueden utilizar para fertilizar la tierra y aumentar la productividad.

(La reunión concluyó con la decisión de construir letrinas de pozo y con el apoyo para declarar una zona libre de defecación al aire libre. Como resultado de la reunión, dos miembros construyeron retretes con materiales locales).

Si no tengo éxito inmediato en persuadir a las personas, me acerco a otros miembros de la familia y a personas con poder en esa comunidad, quienes pueden convencerlas más fácilmente. Si continúo sin lograr que se comprenda mi mensaje, obtengo el apoyo de otras personas, ya sea colegas o personas de la comunidad.


Ideas para utilizar este artículo

  • Conversen sobre lo que dice Pratikchya sobre por qué las personas no utilizan jabón. ¿Está de acuerdo en que estas razones son comunes? ¿Qué se puede hacer?
  • ¿Qué habilidades para la facilitación usó Pratikchya? ¿Cómo podría usarlas usted en su propia capacitación?