Cómo superar los desafíos en el enfoque Saneamiento Total Liderado por la Comunidad

Por Munyaradzi Charuka

Es ampliamente aceptado el hecho de que el éxito de un proceso de Saneamiento Total Liderado por la Comunidad (SANTOLIC) depende más que nada de las destrezas del facilitador. Esto se debe a que en la mayoría de las culturas la defecación se considera una actividad privada y personal sobre la que no se debe conversar públicamente. Los facilitadores ayudan a la comunidad a ver y comprender los efectos de la defecación al aire libre y ayudan a movilizar a la comunidad para que analicen este tema y emprendan acciones como grupo.

Un hombre construye una letrina en la provincia de Badakhshan, Afganistán. Foto: Bruce Clark/Tearfund
Un hombre construye una letrina en la provincia de Badakhshan, Afganistán. Foto: Bruce Clark/Tearfund

Cómo presentarles la idea a los facilitadores

La principal dificultad que he encontrado con respecto a la facilitación es la resistencia del personal del proyecto para adoptar el proceso de SANTOLIC como un nuevo enfoque al saneamiento. Con frecuencia, la razón que dan es que las personas son pobres y es una desconsideración que la organización espere que ellas construyan letrinas utilizando sus propios recursos. Este es el primer obstáculo con el que se debe lidiar.

El personal del proyecto también teme perder su finalidad, o incluso su empleo, especialmente si antes la organización apoyaba a los beneficiarios con subsidios consistentes en kits para la construcción de letrinas. Para muchos miembros del personal del proyecto puede ser un desafío aceptar como nueva meta lograr cierto “Número de aldeas declaradas libres de defecación al aire libre” a diferencia de “Número de letrinas construidas.”

Cómo motivar a la comunidad

Una manera de superar las dificultades de la facilitación a nivel comunitario es establecer relaciones con las personas y encontrar posibles oportunidades para hablar sobre la defecación al aire libre. Por ejemplo, en Zimbabue un facilitador les comentó a algunos hombres que él conocía los traseros de sus esposas. La reacción inmediata fue de enojo y sorpresa. “¿Cómo es posible?”, preguntaron los hombres. El facilitador de la comunidad les explicó que veía los traseros de las mujeres cuando se levantaban los vestidos para defecar en los arbustos. Los hombres recibieron el mensaje y resolvieron construir letrinas en sus viviendas.

En Zimbabue, durante la época navideña, las personas que residen en zonas urbanas visitan a sus padres o familiares que viven en zonas rurales. Con frecuencia, conducen autos de lujo, se visten con elegancia y es evidente que son ricos. Recuerdo a una facilitadora de la comunidad decirles a unas personas en una fiesta de Navidad que las personas que vienen de las zonas urbanas tienen retretes modernos dentro de sus casas; sin embargo, no tienen ni siquiera letrinas en sus casas de campo. Luego, instó a las personas provenientes de las zonas urbanas a construir letrinas en sus viviendas y en las de sus padres, ya que cuesta menos que los veinte litros de combustible necesarios para conducir a la zona urbana. Ella aprovechó la oportunidad que surgió para transmitir el mensaje. Ciertamente, ocurrieron cambios, ya que los familiares provenientes de los pueblos y ciudades empezaron a construir letrinas tanto en las casas de sus padres como en sus propias casas.

Tearfund animó a los miembros del personal de un proyecto de Afganistán a movilizar a las personas a ayudarse unas a otras para poner en práctica el SANTOLIC basándose en la práctica musulmana del Zakat, mediante la cual las personas con capacidad económica se encargan de las menos afortunadas. Esto resultó muy bien.

Ser inclusivos

En Afganistán, los hombres y niños participaron en el proceso público de SANTOLIC, mientras que las mujeres facilitadoras llegaron a las mujeres por medio de visitas domiciliarias.

Esto es importante porque debido a su religión y cultura, las mujeres no hablan donde se encuentran hombres que son aceptados como cabezas de familia y que, por lo tanto, son quienes toman las decisiones importantes. Pero si no se escucha a las mujeres, no se conocerán sus motivos de preocupación, temores e ideas progresistas. Recuerdo que en Jawzjan, una de nuestras facilitadoras escuchó decir a unas mujeres que había conocido durante el proceso de SANTOLIC que en su comunidad eran los hombres quienes tenían la costumbre de defecar al aire libre más que las mujeres. Si hubiera habido hombres presentes, no hubieran dicho eso.

La otra razón para separar a los hombres de las mujeres es que el SANTOLIC anima a las personas a hablar acerca de las prácticas de defecación utilizando lenguaje ordinario en lugar de un lenguaje educado. En este contexto, cuando hay hombres y mujeres en el mismo grupo no se puede utilizar este tipo de lenguaje.

Trabajar con el gobierno

En Afganistán, la oposición al SANTOLIC provino de altos funcionarios del gobierno de la provincia de Kandahar. Ellos argumentaban que era necesario construir letrinas públicas y privadas para las personas y que los mensajes de salud e higiene sobre lavarse las manos con jabón no valían la pena, ya que los musulmanes se lavan las manos cinco veces al día como parte de sus oraciones religiosas. Como resultado, el proyecto fue interrumpido por los funcionarios del gobierno.

A la larga, nos dimos cuenta de que no comprendían el concepto del SANTOLIC. Si bien invertimos en la capacitación del personal de extensión del gobierno, aprendimos que debimos haber comprometido recursos igualmente para capacitar a los funcionarios del gobierno en SANTOLIC durante un día completo. Aprendimos que es importante comunicarse con el alto personal del gobierno y trabajar con su aprobación.


¿Qué es el Saneamiento Total Liderado por la Comunidad?

El SANTOLIC alienta a las personas a utilizar recursos disponibles en sus comunidades para construir letrinas. También acepta como punto de partida que se entierren los excrementos si la familia no puede construir una letrina. Lo importante es que toda la comunidad esté de acuerdo en evitar que las heces fecales se introduzcan en el medio ambiente y que decida convertirse en una zona “libre de defecación al aire libre.”

El concepto y proceso de SANTOLIC fue descrito en Paso a Paso 73. Se puede encontrar información más detallada en la sección sobre agua y saneamiento del sitio web de TILZ y en el enlace www.communityledtotalsanitation.org


Munyaradzi Charuka es el Asesor Itinerante de Agua, Saneamiento e Higiene de Tearfund.

En el sitio web de TILZ se pueden encontrar recursos sobre cómo adoptar el proceso de SANTOLIC y otros recursos de Tearfund sobre dicho proceso: http://tilz.tearfund.org/en/themes/themes/water_sanitation_and_hygiene_-_wash

Munyaradzi Charuka